ESAS LIMPIEZAS DE AÑO NUEVO

Aceptando los cambios...



               Todos queremos empezar el año con nuevas energías y nada es más energizante que la limpieza de año nuevo. Con el cambio de aires a nuestro alrededor también viene la necesidad de liberar los espacios tanto mágicos como no mágicos de  las cosas que los atan al pasado y a los tiempos terminados. Es hora de acicalar, renovar, reponer, cambiar el ambiente general de nuestro hogar que a final de cuentas es también nuestro refugio y santuario o al menos así lo veo yo. Es posible que nuestra magia necesite esa misma limpieza también. 

               Yo no hago altares en mi casa, pero me gusta pensar que cada espacio del lugar donde vivo es sagrado, por tanto requiere de un tratamiento especial; limpiar el tarot, las runas y los frascos, renovar el contenido de los mismos, los cristales, las velas, el incienso, etc, puede parecer un poco laborioso lo sé; pero al terminar te darás cuenta de la cantidad de cosas positivas que vendrán ahora que hay más espacio a tu alrededor. 

               Deshacernos de algunas cosas puede ser una verdadera lucha interna para la mayoría de nosotras, pues nos aferramos a cada pedazo de historia que tenemos, muchas veces irracionalmente. Esta es una tendencia generalizada en el ser humano que por lo general nos conduce a estancarnos en un punto. El mayor problema es que nos negamos a ver que ese desorden nos afecta, nos descontrola y no nos permite conectarnos con nuestro espíritu mágico.  Muchas de esas cosas las conservamos porque representan tradición o eso nos decimos, pero es necesario que podamos aprender a ser selectivos con lo que guardamos en nuestro baúl por el bien de nuestra practica.

          Es importante tener en cuenta que el espacio sagrado y el hogar en general debe transmitirnos familiaridad, comodidad y seguridad, por lo que es primordial que podamos desarrollarnos dentro de el de forma abierta y divertida.  Puede ser buena idea cambiar los aceites que usas, limpiar a fondo cada espacio y permitirles respirar un poco recogiendo los restos de las hierbas y las velas rituales, el incienso y los cristales dañados por el uso y el tiempo. Deja que sea tu bruja interior la que te guíe para encontrar un nuevo aroma, nuevos colores y nuevos elementos; no se trata de desecharlo todo si no más bien de renovar y fortalecer tu magia.

               Conectate con tu espacio sagrado, deja que el se conecte contigo, haz una oración encendiendo un nuevo aroma de incienso y siente como ese espacio espiritualmente renovado alimenta tu fuerza interior.