Buscador interno del blog

LA MUJER ENERGÍA Y BALANCE

LOS NUEVOS ROLES DE LA MUJER


Hoy en día la mujer enfrenta nuevos retos, ya no es el ser sumiso que se queda en casa obediente y callada, asegurándose de atender las necesidades de todos y dejándose a si misma para el final si le queda tiempo, todo esto mientras el hombre viene y va en la vida según le place. Hoy por hoy la relación Mujer-Hombre-Hogar es una cuestión de compartir, sostener y afrontar por igual, al menos en la teoría. 

¿Pero en la práctica es así?


La verdad es que la respuesta es NO, seguimos siendo las encargadas de cumplir con todas las tareas, o la mayor parte de ellas mientras en hombre sigue yendo y viniendo practica mente igual. Aquí el único y verdadero cambio es que ahora podemos además de cumplir con los roles de siempre asumir más responsabilidades y hasta cooperar con la parte económica del hogar; todo un avance según muchos.

El pasado se ha quedado atrás, cuando el arquetipo femenino consistía en las tareas domésticas, la crianza de los hijos y consentir al hombre que se había dignado a concedernos el honor de ser el marido y padre de nuestros hijos.  Básicamente la mujer era ama de casa, lo que significaba que tenía alguna autoridad solo cuando el marido estaba fuera. Era entonces cuando la Diosa, Bruja y Sacerdotisa surgía de nuestro interior para danzar alrededor del fuego, convirtiendo nuestro hogar en el altar de nuestro templo personal.
Es en esos momentos en que el hombre estaba ausente cuando ellas eran capaces de dominar su tiempo para invocar , intuir y adivinar. Su propio mundo podía abrirse y ellas eran el centro vital de todo. Lo doméstico y lo sagrado estaban vinculados en un mismo tiempo y era allí donde ellas compartían su don. En ese espacio por completo femenino las mujeres maduraban a través de la transmisión oral de sus relatos y sus experiencias; en el Kairós compartido mientras hacían sus tareas, sus ritos, ellas disfrutaban y agradecían, ellas crecían.

Ahora con la competitividad femenina surgida de sus nuevas obligaciones y metas se ha dado un completo desbalance en todo su entorno, ya no compartimos ni siquiera entre nosotras mismas. La modernidad nos ha traído  soledad y stress; además del poder de adquirir y tener nos ha dado aún más responsabilidades y más razones para aislarnos. 

Los dones que compartíamos a través  del verbo oral se han ido perdiendo, silenciandose así la voz de nuestra herencia. No ha sido sino hasta hace poco que el auge de la informática nos ha permitido recuperar un poco de ese Kairós ( o tiempo sagrado) femenino mediante el verbo escrito y con el algo de la energía vital que nos alimentaba.  

El balance ha ido regresando lentamente hasta devolvernos esa mágica unidad que nos protegía. Los espacios para compartir y comunicar ya no son tan físicos, pero siguen siendo igual de poderosos. Cuantas de nosotras podemos afirmar que gracias a las redes sociales, los blogs y otros sistemas virtuales hemos sido capaces de conectarnos nuevamente con todo ese saber que permanecía fragmentado en nosotras debido a la distancia y la falta de recursos para viajar o reunirnos.  La mujer es Energía y Balance, es el motor que lo impulsa todo por ello debe cuidarse a si misma y considerarse lo suficiente mente valiosa para tener el respeto y el apoyo de los que la rodean. Para esto debe aprender a tratarse  de esa forma.



____________________________________________________
Notas: 
*Kairós es término de origen griego que significa Tiempo Sagrado, es decir un espacio personal donde yo soy el centro.
*Texto basado en la lectura del primer capitulo del libro La Lección de las Diosas, de Silvia Salinas, Ana Guillot y Rosanna Spino.
*Imagenes obtenidas de la red.