Buscador interno del blog

LIDIANDO CON LOS DUELOS

Entendemos como Duelo a ese proceso de adaptación emocional por el que pasamos después de cualquier perdida.


          Un muy interesante programa en http://www.radiobrujas.com/  del día de hoy a las 6:00 a.m. (tiempo de Costa Rica) sobre los duelos y su superación. Hablando un poco sobre las heridas causadas ya sea por la partida física de un ser cercano o por la partida emocional de aspectos muy importantes como la confianza o el respeto me hace pensar sobre los senderos que tomamos a lo largo de nuestra vida. La magia no lo resuelve todo, pero esperamos que lo haga y cuando no es así el dolor, la duda y el temor se hacen cada día más pesados dentro de nosotros. 

          Han notado como las personas que sufren suelen verse y sentirse más densas que los demás, sobre salen porque emanan una energía que con el tiempo les convierte en repelentes de otros, son aislados o se aislan por sí mismos haciendo de esa simple situación un evento aún mayor en sus vidas de lo que realmente debía ser.

          Mantenerse en los recuerdos o los rencores puede ser cómodo como escudo pero a la larga no es sano, tarde o temprano ese escudo cae y somos vulnerables otra vez. El dicho de recordar es volver a vivir suele ser una trampa en la que caemos con frecuencia, un ancla que no nos permite seguir hacia adelante cuando debemos, aferrándonos a eventos que buenos o malos ya han pasado. 

Los consejos que más oímos de esas personas "bien intencionadas" son:

  • Dejar ir: cosa que no es tan simple como suena, porque ese dejar ir implica dejar pasar situaciones en las que salimos perjudicados de algún modo
  • Olvidar: cosa que tampoco es sencilla, porque implica que debemos dejar pasar nuestras propias emociones hacia algo o alguien que de algún modo nos ha lastimado
  • Perdonar: esto implica que la persona que nos dañó ha hecho algún acto de resarcimiento (ya sea una disculpa o una acción) para reparar esa falta en nuestra contra. Un acto que la mayor parte del tiempo jamás se da. 
  • Seguir adelante: aquí es donde la cosa se nos pone difícil, ¿cómo seguimos adelante si cargamos con un peso extra que no deberíamos tener?.
          
          Yo siempre he pensado en esas frases vacías y otras tantas que se aplican con frecuencia y que solo nos sirven de escuza, una forma de decir que no tenemos el valor de enfrentar la situación o a la persona/as en cuestión; también las veo como la herramienta que muchos usan para salir impunes de alguna fechoría. Me pregunto si esas mismas personas que nos aconsejan, aplicarían dichos consejos si la situación fuera al revés. 

          Entonces  ¿Cómo lidias con esos sentimientos?, ¿cómo enfrentas esa deuda que posible mente nunca llegará a ser saldada?, personal mente yo aún tengo sentimientos encontrados sobre este tema. Pienso que perdonar no es olvidar y que seguir adelante es básicamente dejar ir ese peso que nos amarra a un tiempo o acto determinados. 

          No, del todo no es fácil, la mejor respuesta que hasta ahora he encontrado ha sido: Aparta eso de tu camino, hazlo a un lado sin tocarlo demasiado. Camina entonces en la dirección que deseas y alcanza esa meta que buscas, entonces el tiempo y la distancia te traerán las respuestas. Aprende a ser paciente pues el perdón, el olvido o la  venganza llegarán por sí solas y será tu desición cuál de ellas elegir.