Buscador interno del blog

HACÍA NUESTRA DIOSA INTERNA / CUARTA PARTE Y FINAL.

LA DIOSA - LA MUJER  ...¿A quién llamamos Diosa?

 

Los Dioses en General

 

Diosa de la Luna. Imagen de Instagram

          A través del tiempo la humanidad siempre ha necesitado reverenciar algo que sea superior a ella y  los dioses son la explicación más lógica para lo que nos domina, no entendemos y al mismo tiempo nos admira y atemoriza en medidas iguales.

          La creación y adoración de figuras, fuerzas, lugares, etc., nos da un sentido  de orden que necesitamos desesperada mente para que nuestro mundo gire correctamente. Por ello cada cultura y época los ha concebido según su razonamiento: Soberanos todopoderosos - Creadores / Destructores - Guías - Padres - Jueces - Salvadores, etc.

          Aún en nuestra era de ciencia y tecnología los necesitamos como centro, ejes en nuestra conciencia y comprensión del todo tal y como es. Ellos son los que dan coherencia a las cosas y sucesos que no podemos explicar.

La Diosa en Nosotras


          La Diosa representa para la mujer la suma de todos sus aspectos: madre, amante - amiga, enemiga - protectora, castigadora - bella, inteligente - guerrera, pacifista - femenina, machona. En nuestro razonamiento siempre les separamos porque nos sentimos más identificadas con un aspecto en particular más que con los otros, aún cuando todos juntos forman al ser integral y complejo que llamamos Mujer

          La Diosa como tal permanece completa, inalterable y polifacética [de virgen a madre], pasando por todos los arquetipos conocidos y desconocidos  la vez. La muerte y el renacimiento son parte de la misma vida, dos caras de la misma moneda y por lo tanto con el mismo valor.

          La Diosa está en nosotras en lo íntimo de nuestro yo y la mayoría solo la conocemos como intuición o sexto sentido. Ella es una con nuestra alma, por ello es tan simple y compleja como lo somos nosotras, por eso tiene tantos nombres y rostros, por eso nos entiende también. Ella y nosotras somos lo mismo; de ahí que en la práctica de la magia y la brujería se suela decir que "El poder está dentro de nosotras".