La palabra Solsticio significa Sol Quieto, ya que en la antigüedad se pensaba que era el sol el que parecía detenerse

LA BRUJA URBANA COMPRA EN EL SUPERMERCADO

LA PRACTICA ACTUAL DE LA BRUJERÍA


            Aquí estamos, frente al ordenador cavilando un poco sobre lo que a nuestro entendimiento  es y no es la brujería en nuestra época; han pasado siglos desde que la bruja fuera una mujer que vivía un poco aislada de la comunidad,  a la que recurrían por extrema necesidad eso si siempre siendo menospreciada y temida a partes iguales. 

            Hoy la brujería ya no es una sentencia segura de muerte y tortura, pero sigue siendo un tabú generalizado entre los adeptos cristianos y las "personas de bien". Hoy las brujas vivimos en las ciudades, tenemos profesiones y pagamos impuestos como todo el mundo, pero realizamos rituales y creamos pociones en el tiempo que nos queda libre. También ha pasado a la historia el ir al bosque a buscar hierbas y otras cosas para nuestras pociones y encantamientos, ahora los compramos en el supermercado o en tiendas especializadas y conseguimos muchas de nuestras plantas en el mercado local también. La bruja moderna ya no inspira el mismo temor y desprecio que en el pasado, de hecho se ha convertido en objeto de burla para muchos que consideran estas practicas como superstición e ignorancia.

            Muchos confunden el concepto y la practica de la brujería actual con paganismo o peor satanismo, viendo en este antiguo arte algo que realmente no es. Son cosas diferentes, en nuestra practica las brujas servimos a la madre tierra de una manera u otra, nos enlazamos con nuestro poder interior y logramos a través de él transformar nuestro entorno y crecer. No, no hay escobas volando o sombreros puntiagudos en nuestro arte, tampoco hay ranas en nuestras pociones, somos bastante normales excepto por el hecho de creer en la magia y en nuestra propia fuerza interior.  

INGREDIENTES MÁGICOS EN EL SUPERMERCADO


            ¿Cuántas de nosotras no incluimos en el diario esa raíz de jengibre extra, esa bolsa de sal marina e incluso las velas gruesas y el incienso para algún ritual?; usamos tacones y ropa deportiva pero aún tenemos esa conexión especial que nos ayuda a encontrar la magia en nuestro interior. Si puede que luchar por un buen rato para encontrar un estacionamiento libre sea un gran incordio, que las horas en que la tienda está más abarrotada sea otro dolor de cabeza e incluso los choques frecuentes con personas molestas dentro de los pasillos sean también un lío, pero si nos tomamos el tiempo y un respiro podemos dar con esos elementos mágicos que buscamos.

            Yo empecé mi practica no muy consiente de las complicaciones de vivir en una ciudad, lo que se traduce a un contacto casi nulo con lo natural, pero encontrar la forma de seguir siendo bruja a pesar de esto ha sido un buen reto para mí. Es cierto que bailar bajo la Luna Llena ya no es una opción gracias al hecho de vivir rodeada de casas y automóviles y personas, pero puedes crear un espacio en casa para horrar tu arte y tus creencias sin ser molestada.
                        
            En el supermercado puedes encontrar si buscas bien los aceites, las semillas, las flores, incluso las hierbas y especias necesarias; un poco de paciencia y buena organización y podrás dar con todo lo necesario. Algunos supermercados y almacenes disponen también de viveros pequeños que pueden tener una o dos cosas útiles para ti. 

            La practica actual ha convertido a la brujería en un arte muy diferente de lo que fue en el pasado, pero en general la esencia sigue siendo la misma: Crea, diviertete, crece. 

Buscador interno del blog